• Del imaginario al movimiento

    JEAN-FREDERIC CHEVALLIER

    Articulo publicado en la revista Paso de gato # 21, México D.F., Abril-Junio 2005. pp. 16-17.

    Espacio Editorial de la Comunidad Iberoamericana de Teatro. ISBN: 9-771665-498631-21

     

    ¿En qué medida el cine desplaza (desplazó y está desplazando) el quehacer escénico? En efecto, hasta finales del siglo XIX, el teatro tenía por función representar historias. Se trataba de actores interpretando personajes en dialogo dentro de un espacio imaginario, tal por ejemplo el escenario convertido en las afueras del Castillo de Elseuner en la primera escena de Hamlet. El teatro tenía el monopolio de la puesta en acción del imaginario. En otras palabras, el teatro servía para dar una representación en movimiento del imaginario. Y, si entendemos por imaginario el dominio de la imaginación, definiremos ésa como la facultad o el producto de la facultad de representarse por el espíritu objetos o hechos irreales o nunca percibidos. La imaginación consiste pues en la fábrica de las imágenes. Y el teatro pretendía eso: fabricar imágenes en movimiento.

     

    Ahora bien, la aparición del cine pone en cuestión tal monopolio. Porque, si se trata de representar personajes en acción en un universo imaginario, hay que reconocer que el cine lo hace mucho mejor. Allí, el decorado ya no está construido a medias (una fracción de torre y dos metros de muralla para “representar” el castillo de Elsinor). Aparece completo. En la película Hamlet de Laurence Olivier (1948), el espectador puede ver el castillo desde varios ángulos; Hamlet sube corriendo hasta la cima de la torre sin que esto implique demora alguna en el cambio de decorado: la cámara lo sigue. En fin, en el cine el imaginario está directamente dado por las imágenes, no hay que construirlo. El cine realiza bajo forma efectiva la imaginación de imágenes. “El cine es el devenir-imágenes del imaginario.”[1]  En el teatro, la imaginación (fábrica de imágenes) es una metáfora provisional; en el cine, es una efectuación. El cine es el imaginario realizado, la representación de ése es plenamente lograda.

     

    .......

     

     

     

     

     


    [1] Denis Guénoun, Le théâtre est-il nécessaire ? p. 118. Se público en México una entrevista con Denis Guénoun a cerca de este libro: “¿Todavía teatro?” en Coloquio Internacional sobre el Gesto Teatral Contemporáneo, Coord. Jean-Frédéric Chevallier. pp. 19-24.

     

     

     

     


    REGRESAR A LA LISTA DE PUBLICACIONES EN CASTELLANO 




     

     

     

     


    Tags Tags: , , , ,
  • Comments

    No comments yet

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Add comment

    Name / User name:

    E-mail (optional):

    Website (optional):

    Comment: