• Deleuze y el teatro 1. El teatro de la repeticion

    JEAN-FREDERIC CHEVALLIER

    Ensayo publicado en la revista K. # 1, México D.F., 2007. pp. 12-18.

    Ediciones Hypatia, S.A. de C. V.

     

    Theoretical texts

     

    Deleuze y el teatro... La relación podrá sorprender: Gilles Deleuze es un filósofo y no un hombre de teatro. Pero hay tras ella dos motivos. Primero, en tres ocasiones la reflexión de Deleuze se enfoca específicamente a las artes escénicas: en la introducción a Diferencia y repetición, en un ensayo que acompaña una obra de Carmelo Bene (“Un manifiesto menos” en Sobreposiciones) y otro que sigue un texto de Samuel Beckett ("El agotado" en Quad). Segundo, las nociones propuestas en estos textos por Deleuze (movimiento, diferencia, no-representación, repetición, aminoración, entre otros) invitan a un desplazamiento de la mirada sobre el teatro contemporáneo: una suerte de llamada a pensar éste de manera más inventiva. El propósito de la actividad teórica es conceptuar lo existente. En griego antiguo theorein significa contemplar: thea designa a la vez el acto de mirar y el espectáculo ofrecido a la mirada. Si lo existente cambia, importa que cambie también la mirada para verlo, y la palabra para nombrarlo. Es una transformación de esta naturaleza la que los tres textos de Deleuze sobre el teatro nos conducen a realizar. Sin embargo no se trata sólo de poner en crisis la conceptualización del teatro sino también, inversamente, de profundizar, desde el teatro, en el diálogo con el pensamiento deleuziano. Al tener asidero en una práctica concreta, los tres textos estudiados pueden realmente discutirse y prolongarse a la luz de la realidad de la actividad teatral actual.

    En la introducción a Diferencia y repetición, la hipótesis inicial de Gilles Deleuze concierne el primado de la identidad. Este carácter preeminente de la identidad define el mundo de la representación. Para que uno pueda representar algo, hace falta que este algo exista fuera de la representación que entiendo se puede hacer de él. Hace falta también que todos los espectadores de esta representación le reconozcan su valor representativo. Para representar un árbol sobre un escenario de teatro es necesario, por una parte, que exista el árbol (a fuera del escenario, en la naturaleza) y, por otra, que su realización en cartón pintado sea colectivamente reconocida como representación de un árbol (el bosque que avanza en el acto V de Macbeth).

     

    .......

     

     DESCARGAR EL TEXTO COMPLETO EN PDF

     

     

     

     


    REGRESAR A LA LISTA DE PUBLICACIONES EN CASTELLANO 


      

     


    Tags Tags: , , , ,
  • Comments

    No comments yet

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Add comment

    Name / User name:

    E-mail (optional):

    Website (optional):

    Comment: