• Teatro del presentar

    JEAN-FREDERIC CHEVALLIER

    Ensayo publicado en la revista Citru.doc n° 1 - Cuadernos de investigación teatral, México D.F., 2005. pp. 176-185.

    Centro de Investigación Teatral Rodolfo Usigli. ISBN: 970-9703-53-6

      

    Teatro del presentar

     

    Hasta hace poco, la expresión más adecuada para calificar la novedad convocada por ciertas prácticas escénicas contemporáneas era la de “crisis del drama”. Se trataba entonces de una caracterización negativa: “lo que hoy el teatro ya no es”. Ahora bien, la puesta en relación de ensayos recientes sobre teatro (¿Es necesario el teatro? de Denis Guénoun o El Teatro posdramático de Hans-Thies Lehmann) con textos filosóficos menos recientes (en especial la introducción de Gilles Deleuze a Diferencia y repetición y un capítulo de Dispositivos pulsionales de Jean-François Lyotard titulado “El diente, la palma”) da para proponer caracterizaciones positivas: “lo que hoy el teatro busca ser”. Asistimos en efecto a un desplazamiento de la preocupación, y una fórmula para describir tal desplazamiento podría ser la siguiente: pasamos de un teatro del representar a un teatro del presentar. Lo que pretende el escenario ya no es tanto representar una única y gran acción que pone en conflicto varios personajes según una línea destinal, sino más bien presentar o exhibir algo de la existencia humana (Guénoun), repetir algo de la vida misma (Deleuze), “producir la más alta intensidad (por exceso o por defecto) de lo que aquí está, sin intención” (Lyotard, 1973: 104).

     

    Para lograrlo, la fábula en el primer caso, el concepto en el segundo, el signo significante en el tercero ya no son mediaciones necesarias. Sin embargo, no se trata de afirmar que sobre el escenario no hay más (o no debe haber más) historias representadas sino que las prácticas escénicas como las prácticas espectatoriales ya no enfocan (o enfocan menos) hacia la gran acción representada, su desarrollo teleológico y los personajes que toman parte en ella. Muchas veces, estos elementos siguen presentes, pero, por una parte, no es sobre ellos que se concentran las miradas, y, por otra parte, no es por medio de ellos que la sala entra en relación con el escenario.

     

    .......

     

     

     >> DESCARGAR LA VERSIÓN PDF

     

     

     

     


    REGRESAR A LA LISTA DE PUBLICACIONES EN CASTELLANO 




     

     


    Tags Tags: , , , , ,
  • Comments

    No comments yet

    Suivre le flux RSS des commentaires


    Add comment

    Name / User name:

    E-mail (optional):

    Website (optional):

    Comment: